Descubre todos los tours por Neuschwanstein

por | 10 julio, 2019

Apostar por el Neuschwanstein tour, es uno de los privilegios más solicitados por los viajeros que acuden a a Munich. Normalmente, en este tipo de viajes se aprovecha para mostrar a los turistas tres puntos principales: el palacio de Neuschwanstein, el puente de María y el palacio y parque de Linderhof.

Este tipo de excursiones pueden llevarse a cabo de forma abierta al público en general. Salen varias veces a la semana y parten desde tan solo tres viajeros, por lo que es muy fácil hacer grupo y disfrutar de la salida. En temporada alta, esta excursión se lleva a cabo incluso con una frecuencia de cinco días a la semana. Es una excursión que dura todo el día, ya que suele tener once horas de duración.

Esta excursión se puede llevar a cabo también de forma privada, reservándola para un grupo en concreto y disfrutando de un guía propio. En ambos tipos de viajes hay disponibles guías hispanohablantes, por lo que el idioma no va a ser un problema para descubrir estos lugares mágicos que parecen salidos de un cuento.

El palacio de Neuschwanstein

Conocido también como el palacio del Rey Loco, sobrenombre por el que fue conocido Luis II de Baviera debido, en principio a su carácter soñador y un poco extravagante y a que finalmente fue diagnosticado con una esquizofrenia que lo imposibilitó para gobernar. Es un palacio de ensueño y no es casualidad que al verlo nos parezca salido de un cuento, ya que el mismo Walt Disney se inspiró en esta construcción para crear el famoso palacio de la Bella Durmiente, que se ha convertido en el símbolo de los famosos parques Disney.

El tamaño de esta palacio es de por sí impresionante y cuenta con doscientas habitaciones. Además, fue una de las construcciones más modernas de su época contando con calefacción de aire caliente y otras modernidades que no eran nada habituales en su época, como sistemas de desagüe por todo el palacio.

El palacio Linderhof

Otro de los tres palacios que mandó construir Luis II y que está rodeado de unos jardines de gran belleza. Un castillo que impresiona al verlo en su conjunto y que no desmerece nada a visitarlo por dentro. En el exterior destaca la llamada Gruta de Venus, construida especialmente para que el rey pudiera escuchar las obras de Wagner, compositor al que admiraba tanto que incluso se llegó a rumorear que esa admiración podría ser en realidad amor.